Pobre empate  conseguido en Madryn ante Brown con gol de Bochi que permite cosechar la primera unidad de este 2020, pero que arroja que sea el septimo punto sobre los ultimos 24 disputados (29%) y haya quedado fuera del grupo que puede luchar por el segundo ascenso en el cuadragular.

Y siguiendo la linea de cambios continuos que viene ensayando Ruiz, esta vez decidio que

Tercera derrota consecutiva, esta vez a manos del colista N Chicago por 1/0 en lo que fue la quinta de los ultimos 7 partidos y tambien quinta en condicion de local, en el que otrora fuera el casi inexpugnable Ciudad de Vicente Lopez.

Y mas alla de numeros y estadisiticas, otra vez fue una caida penosa, dejando una pesima imagen futboiistica de un equipo que perdio el rumbo y cuyo DT da todas las señales de no encontrarle la vuelta.

Nuevamente F Ruiz dispuso cambios respecto al equipo anterior que

Humillante goleada en contra ante Ferro, por 0/3, en el regreso tras el larguisimo receso que sin dudas perjudico al equipo.

Y la derrota ( sexta sobre 16 partidos disputados) resulto inapelable ante un rival que se planto como protagonista desde el comienzo y con sus armas nos paso por encima como una locomotora.

Ahora, si bien resulto muy dolorosa, para nosotros, no fue sorpresiva esta actuacion, si se tiene en cuenta todo lo

Nueva derrota, esta vez ante al ahora puntero Estudiantes de Rio IV por 3/2, que solo por el descuento conseguido por Rossi y Susvielles no reviste caracter de bochorno.

Pero la actuacion fue nuevamente pesima, con un equipo improvisado decidido por Ruiz al que al parecer se le quemaron todos los libros.

Ya sorprendio desde el arranque con la formacion cuando decidio cambiar el

Importante victoria ante Atlanta por 2/1 con goles de Susvielles y Rossi que permitio finalizar la primera rueda en la primera posicion compartida con otros equipos y ser el que mas partidos gano en la zona.

Ante el Bohemio fue un partido que se jugo como una final, donde ninguno de los dos salio a especular aunque si se respetaron mutuamente.

En una primera etapa de dominio alternado, a Platense le costaba llegar