Una vez mas se hace imprescindible, por lo menos desde "este lado" de la comunidad calamar, salir a comentar algunas cosas como en realidad se perciben a diferencia del "Relato oficial" convenientemente maquillado y amplificado por los canales comunicacionales alquilados al efecto.

Son varias las situaciones y actitudes que nos hacen llegar distintos socios, algunos con compromiso politico y otros completamente ajenos al devenir institucional, pero que a todos preocupan y nunca se encuentran reflejados en otro lugar que no sea esta humilde y maltratada pagina.

Podriamos comenzar por un

Finalmente el partido ante Tristan Suarez se disputara con publico en Vicente Lopez.

Y esto, que deberia ser normal, es motivo de inmensa satisfaccion, pues tras los tan denunciados incidentes ocurridos despues de Estudiantes, se daba por descontado que se iria a sufrir algun tipo de sancion disciplinaria.

El no casual silencio que rodeo toda la semana posterior al triunfo ante Villa San Carlos, solo se vio interrumpido para

En visperas del duelo ante el otro puntero del campeonato, mucho se esta comentando y analizando acerca de la conveniencia o no, de encarar el partido con absoluta decision ganadora o, adoptar una postura mas cautelosa considerando que luego de este, aun restaran 21 puntos por disputar.

Los argumentos de ambas partes son atendibles y no faltos de algo de razon.

Pero, si se nos permite, queremos traer al presente, recuerdos que nos marcaron de nuestra rica historia plagada de

Todavia no repuestos del durisimo traspie ante Estudiantes, al dia siguiente de la derrota en lugar de analizar el resultado deportivo, los calamares genuiinos ademas debimos soportar el escarnio que los medios nacionales comentaran en sus tapas y a todo despliegue, el bochornoso acto de violencia que se vivio en el playon del vestuario ( lugar de acceso restringido y donde solo pueden circular las personas autorizadas) donde un grupo de violentos se

Existe una leyenda urbana que asegura que cierta vez una persona iba caminando por cierta calle y al llegar a un edificio donde habia una maceta en la cornisa, esta se precipito y  lo golpeo en la cabeza. Quienes observaron la escena, exclamaron con pesar "Que mala suerte".

Al poco tiempo, otra persona repitio su caminata por la misma zona y al llegar al mismo edificio, nuevamente fue impactado por una maceta que se desprendio de la cornisa. Otra vez, los observadores exclamaron "Que desgracia"!

Unos dias despues, otro caminante volvio a desandar el mismo trayecto y al llegar al edificio,