Hace apenas unos 20 dias atras, antes del contundente triunfo electoral de parte del oficialismo, se podia leer en algunos portales o escuchar en programas siempre tan ligados a la conduccion a los dirigentes prometer que irian a buscar tecnicos de jerarquia como Lippi o que Vilariño habia viajado a Mar del Plata para contratar, por ejemplo a Vildozo, pues el objetivo "sine quanon" es el ASCENSO.

Lo real, es que apenas tres semanas despues que las urnas expresaran su voluntad, las primeras medidas, son bien contundentes en sentido contrario, pues parece haberse apoderado un sentimiento de cautela,  retraccion y de ajuste.

Desde el alarmante comunicado oficial, donde se aseguro que tras la primera reunion de Comision Directiva "se concluyo que es necesaria una reduccion de gastos" ( admitiendo un derroche exagerado anterior) pasando por la contratacion de Mendez como DT notoriamente mas economico que Lippi ( que por otra parte, desmintio haber sido alguna vez contactado por Platense), la rescision de contratos innecesarios (como los de Barrientos y Roman Diaz, algo que